Dejar de Fumar es algo mas que NO encender un cigarrillo.. Dejar de Fumar es una Opción de Vida.. Dejar de fumar es un acto de respeto hacia nuestro cuerpo.. Dejar de fumar es volver a tener el control de nuestros impulsos y en definitiva... de nuestra vida



GRACIAS, NO FUMO


¿FUMADORES PASIVOS?




Radialistas Apasionadas y apasionados


martes, 22 de abril de 2008

Qué es y como ayudar a prevenir una recaída.


Definición de la Recaída

La recaída se define como el proceso de retroceso a los patrones de comportamiento y pensamiento típicos de la adicción activa, que ya se habían superado, y que finalmente llevan de vuelta al uso, retrocediendo hasta llegar de vuelta al estado de enfermedad adictiva que existía antes de comenzar la recuperación.

Para poder hablar de recaída una persona debe haber estado previamente en recuperación, o sea abstinente y con cambios de conducta, por un período significativo de tiempo. Por el simple hecho de no haber fumado por un tiempo, el volver a fumar, no necesariamente es una recaída. Podría tratarse de episodios de consumo alternos, dentro de un período de adicción activa. Muchas personas consideran la recaída un signo de fracaso total y los largos periodos de abstinencia un éxito completo. A veces, una recaída puede sentar las bases de una completa libertad. En otras ocasiones, esa libertad puede lograrse sólo por una inflexible y obstinada voluntad de aferrarnos a la abstinencia, hasta que pase la crisis.

A pesar de que una recaída puede ser peligrosa y se traduce finalmente en sufrimiento y pérdida de tiempo y energía, a veces también son períodos de aprendizaje, para una persona que desea recuperarse. A pesar de estar conscientes de su problema y de tener buena disposición para la recuperación, un adicto puede recaer, si no maneja bien las situaciones de riesgo o descuida su proceso de cambios. Luego de una recaída es mas probable que el adicto esté más claro en que cosas ha estado haciendo mal. Aún así no es necesario recaer para poder aprender o avanzar en la recuperación.


El Proceso de Recaída.

La adicción, como enfermedad crónica está asociada con una tendencia natural a la recaída. Eso no significa que sea inevitable o apropiado tener recaídas, sino que son una realidad, y la mejor forma de prevenirlas, es aceptando el riesgo y conociendo mejor el proceso de la recaída, también llamado síndrome de la recaída.

Uno de las malentendidos más frecuentes es que la recaída es simplemente la vuelta a fumar. Aunque esto es parcialmente cierto, en realidad se le llama recaída a todo el proceso, que lleva desde un estado de abstinencia sostenida, hasta el consumo o adicción activa. Este proceso ocurre a lo largo del tiempo y se manifiesta como una serie de síntomas o cambios, que son en realidad regresiones a los antiguos patrones de conducta y pensamiento que ya se habían superado.

Usualmente este proceso está formado por pequeñas decisiones riesgosas que la persona toma, y que, enlazadas unas con otras, van llevando a construir el camino de la recaída. Estas pequeñas decisiones, llamadas también "decisiones de riesgo relativo", son aparentemente sin importancia, pero su efecto es acumulativo y van llevando al adicto hacia una situación imposible de resistir, donde será inevitable el uso, pues los márgenes de susceptibilidad se sobrepasan. Existe una línea imaginaria, o línea de no-retorno luego de la cual no es posible dar marcha atrás a la conducta de búsqueda y el fumar es inminente. Aún así en la zona de transición entre la línea de no retorno y el fumar, la recaída es primariamente conductual y de actitud, sin que hubiese ocurrido aún el hecho.


Síntomas de una recaída.

Una persona en recuperación puede comenzar a mostrar síntomas de una recaída mucho antes del consumo. Poder identificar estos síntomas y tratarlos a tiempo puede ayudar a prevenir una recaída:


  • Retorno del pensamiento obsesivo con respecto al fumar: Podrían ser pensamientos relativos al cigarrillo, sueños o deseos de fumar que vuelven luego de que habían desaparecido.

  • Actitud de desafío con respecto al plan de recuperación: Volver a los lugares de riesgo, volver a ver las personas relacionadas con el fumar.

  • Descuidar el plan de recuperación:, dejar de hacer ejercicio.

  • Aislamiento o pérdida de contacto: con las nuevas relaciones de recuperación.

  • Irritabilidad: especialmente en las relaciones significativas del adicto.

  • Obsesión con la imagen o los defectos físicos: dietas excesivas, preocupación excesiva acerca del peso.

  • Sentimientos de depresión y ansiedad flotantes: sobrevienen estados emocionales incómodos que no necesariamente se relacionan con ningún evento externo.

  • Renacen o se exaltan los resentimientos hacia otras personas.

  • Discusiones frecuentes en el hogar y la familia.

  • Defensividad al hablar del tema de su recuperación o al ser retroalimentados.

  • Insomnio, intranquilidad y dificultad para descansar.

  • Preocupación obsesiva por el dinero y por la seguridad financiera.


Estos son solo algunos de los síntomas relacionados al síndrome de la recaída. Cada persona es diferente y por lo tanto mostrará síntomas propios, pero en general es marcadamente notable la presencia y evolución de este síndrome. Una de las paradojas de la recaída es que mientras más marcados son los síntomas, menos capacidad tiene el adicto para poder aceptar las críticas constructivas de las personas que lo rodean, y que podrían preocuparse por la posibilidad de una recaída.


Qué_es_y_como_ayudar_a_prevenir_una_recaída

El proceso de recaída puede ser detenido ya sea por propia iniciativa o por la intervención de personas que rodean al adicto y que le sirven de apoyo tales como familiares, terapistas o compañeros de grupo.


Fuente: Adicciones.org