Dejar de Fumar es algo mas que NO encender un cigarrillo.. Dejar de Fumar es una Opción de Vida.. Dejar de fumar es un acto de respeto hacia nuestro cuerpo.. Dejar de fumar es volver a tener el control de nuestros impulsos y en definitiva... de nuestra vida



GRACIAS, NO FUMO


¿FUMADORES PASIVOS?




Radialistas Apasionadas y apasionados


jueves, 21 de febrero de 2008

Sexo y Tabaco.


I

ndependientemente del efecto psicológico que el acto de fumar conlleva, la nicotina es una sustancia que a bajas dosis tiene un efecto estimulante, aumentando la capacidad de atención, y a altas es inhibidor, disminuyendo la tensión nerviosa. No obstante, son bien conocidos sus efectos adversos sobre el sistema circulatorio, esencial para una buena función sexual. Al dificultar la irrigación sanguínea, facilita la aparición de hipertensión, angina de pecho, infartos y otros trastornos vasculares, entre ellos disfunción eréctil en el hombre y problemas de lubricación en la mujer.

Si bien en el caso de las mujeres la disminución en la lubricación suele pasar desapercibida, las dificultades en obtener y, sobre todo, mantener la erección son evidentes. Algunos estudios han demostrado que en varones susceptibles, con 20 o más cigarrillos al día, es apreciable la merma en su capacidad de respuesta eréctil.

Se sabe que cada cigarrillo produce, por el efecto de la nicotina, una media hora de vasoespasmo arterial, por lo cual si alguien fuma un atado y medio podemos hacer una simple cuenta y veremos que tiene todo el tiempo sus arterias contraídas lo que no es una ayuda para las arterias peneanas que necesitan dilatarse para lograr la erección. Como a largo plazo produce arterioesclerosis y vasculopatías periféricas, también por ese lado contribuye –nunca como única causa- a la aparición de dificultades en la erección.

Sexo y Tabaco
En cuanto a su relación con la actividad sexual, un estudio hecho por Médicos de la unidad de tabaquismo del hospital de Bellvitge, Barcelona (España), revela una influencia negativa, similar a la producida por el alcohol o las drogas que provocan impotencia y esterilidad.

Todos los especialistas destacan la necesidad de la voluntad del paciente como factor indispensable para dejar el tabaco, al tiempo que cada uno puede escoger sus manías para frenar la ansiedad : oler fruta, tomar mucho café, masticar chicles, acudir a los parches, beber ingentes cantidades de agua y tisanas sedantes. Sin olvidar el refugio del sexo como calmante de la ansiedad generada en los primeros días de dejar el cigarro. los expertos aseguran que es un buen metodo para calmar la ansiedad y liberar las tóxinas acumuladas por el tabaco. El cerco al hábito de fumar no deja de angostarse. Un nuevo estudio realizado en Australia concluye que los hombres que fuman 20 o más cigarrillos por día tienen un 40 por ciento más de probabilidades de padecer impotencia sexual que los no fumadores. El pitillo post-coito es una imagen recurrente en la filmografía y, por lo visto, fiel reflejo de muchas experiencias cotidianas. Para muchos supera con creces al esperado cigarrillo después de una buena comida. Algunas personas refieren sentirse más relajadas y sexualmente seguras cuando fuman.

El mal humor surgido por la dependencia de la nicotina exige a veces fármacos sedantes o antidepresivos que ayuden al paciente, no obstante ¡una buena dosis de sexo le alegra el día a cualquiera!.

Fuentes: elmundo.es